Noticias

Recetas contra el desperdicio con la yema de huevo: trucos de chefs para una cocina sostenible

Con los huevos restantes, muestra creatividad en la cocina. Prepara postres deliciosos, cocina salsas sabrosas y haz diversos platos sin desperdiciar ni un poco. Puedes :

  • Crear mousses ligeras y cremosas
  • Preparar una deliciosa crema inglesa
  • Cocinar un alioli casero para tus parrilladas
  • Improvisar una exquisita tarta de limón merengada

¡No dejes nada perderse! Utiliza cada yema de huevo con imaginación y placer culinario.

Recetas para utilizar yemas de huevo

Cuando se cocina en casa, a veces quedan ingredientes como la yema de huevo. ¡No entres en pánico! Puedes ser creativo y usarlos en recetas originales. La yema de huevo es un activo valioso:

  • Se utiliza como aglutinante en tus preparaciones.
  • También sirve para dorar tus platos.
  • Espesa algunas recetas deliciosas.

Además, es una excelente fuente de proteínas. Sigue estos consejos para nunca desperdiciar este ingrediente natural, ya sea para platos salados o postres dulces. ¡Vamos, innovemos juntos en la cocina!

Una salsa mayonesa

¿Quieres preparar una deliciosa mayonesa casera? ¡Es simple y rápido! Con solo unos pocos ingredientes, obtendrás una salsa perfecta para tus platos.

Para empezar, toma un bol y mezcla una yema de huevo con una cucharada de mostaza. Agrega dos cucharadas de vinagre y luego salpica ligeramente con sal. Bate todo hasta obtener una textura homogénea.

Ahora, vierte lentamente 10 cl de aceite mientras sigues batiendo vigorosamente. Verás que la mayonesa se espesa gradualmente. Una vez que la consistencia sea satisfactoria, refrigérala.

Sirve esta mayonesa casera con sándwiches o ensaladas para darles un toque especial. Esta receta fácil pronto se convertirá en un imprescindible en tu cocina.

Un postre espumoso

Descubre un postre delicioso y fácil de preparar: el sabayon. Esta deliciosa mezcla a base de yema de huevo deleitará tu paladar. Así es como se hace.

Para empezar, reúne cuatro yemas de huevo y 60 gramos de azúcar. Bátelos enérgicamente en una cacerola a fuego lento. Cuando todo esté bien homogéneo, agrega 25 centilitros de crema fresca y sigue batiendo hasta obtener una textura espumosa.

Luego, distribuye tu preparación en ramequines individuales. Puedes disfrutarlos de inmediato o después de un tiempo en frío para una versión aún más cremosa.

¿Quieres darle un toque extra? Añade algunos trozos de frutas frescas para decorar y darle un toque frutal a tu postre. ¡Buen provecho!

Galletas de canela y coco

Disfruta de galletas de canela y coco durante todo el año utilizando la yema de huevo sobrante. Aquí tienes una receta simple y deliciosa.

Para empezar, mezcla la mantequilla suave con azúcar glass y una pizca de sal. Luego, agrega una cucharadita de canela, 50 gramos de coco rallado y 180 gramos de harina. No olvides agregar una pizca de sal marina para realzar los sabores. Amasa bien la masa hasta obtener una mezcla homogénea, luego envuélvela en un paño y déjala reposar en el frío durante una hora.

Mientras tanto, precalienta tu horno a 180 °C. Una vez que la masa esté lista, extiéndela sobre una superficie enharinada y córtala en formas con un cortador de galletas. Barniza estas galletas con yema de huevo batido antes de colocarlas en una bandeja de horno forrada con papel pergamino.

A lire aussi  Mantequilla de maní: Beneficios, recetas y consejos para un consumo saludable.

Espolvorea tus galletas con un poco más de coco rallado para darles un toque crujiente y hornéalas durante unos diez minutos, hasta que estén doradas. Deja enfriar antes de disfrutar.

Consejo: ¡guarda tus galletas en un recipiente hermético para mantenerlas frescas por más tiempo!

Los canelés de Bordeaux

Los canelés bordelais, esos pequeños pasteles en forma de cilindro, son una delicia gracias a su textura crujiente y esponjosa. Para que salgan bien, sigue esta receta sencilla.

En una cacerola, calienta la leche con la mantequilla hasta que estén bien mezclados. Mientras tanto, bate juntos las yemas de huevo con el azúcar y luego incorpora la harina. Una vez que la mezcla sea homogénea, añade la leche tibia y mezcla bien. Termina con un chorrito de ron para dar sabor a la masa.

Vierte esta preparación en moldes aptos y colócalos en el refrigerador por seis horas. ¡Esta es la clave para obtener una textura perfecta después de hornear! Luego, hornea a 180°C durante 45 minutos.

Para variar, puedes agregar toques de canela o agua de azahar en tu masa antes de hornearla.

¡Buen provecho!

Citronnette

El sabayón, un postre inglés delicioso, se prepara con yemas de huevo. Para esta receta, necesitarás lo siguiente:

  • 4 limones
  • 3 yemas de huevo
  • 80g de azúcar
  • 5g de harina
  • 40g de mantequilla

Comienza batiendo los huevos hasta obtener una mezcla homogénea. Luego, combina la mantequilla derretida con el azúcar, el jugo y la ralladura de limón, así como la harina. Calienta suavemente esta mezcla en una cacerola.

Cuando esté bien caliente, incorpora suavemente los huevos batidos. Continúa cocinando y revolviendo constantemente para evitar que se queme. Una vez que espese, vierte la crema en copas.

Déjalas reposar en el frío durante aproximadamente cuatro horas antes de degustar. Este reposo permite que los sabores se mezclen sutilmente y le proporciona a la crema una textura perfecta. ¡Disfruta de tu postre refrescante y ácido!

Crema de vainilla

La crema pastelera de vainilla, un clásico de la repostería francesa, deleitará a los golosos. Utiliza las yemas de huevo para obtener una textura rica y cremosa. Para preparar esta deliciosa crema, comienza hirviendo la leche.

En ese tiempo, mezcla las yemas con el azúcar y la harina hasta obtener una pasta suave. Cuando la leche esté caliente, incorpórala gradualmente a la mezcla mientras revuelves para evitar grumos. Agrega los granos de una vaina de vainilla recién abierta y continúa mezclando hasta obtener homogeneidad.

Deja enfriar en el refrigerador antes de servir. Esta crema también se puede usar para cubrir un pastel de chocolate o rellenar eclairs y profiteroles.

¡Buen provecho!

Pasta carbonara

Disfruta de una deliciosa pasta carbonara, preparada con amor y sencillez. Así es como puedes hacerla en casa.

  • Cocina un paquete de espaguetis en una olla grande con agua hirviendo y salada.
  • Por otro lado, bate cinco huevos enteros con queso parmesano rallado.
  • En una sartén, saltea aproximadamente 40g de panceta hasta que estén dorados.
A lire aussi  Dominar el arte del foie gras

Una vez que la pasta esté cocida, escúrrela y agrégala a la panceta en la sartén. Vierte la mezcla de huevos batidos sobre ella y revuelve rápidamente para cubrir cada espagueti.

Sirve tus espaguetis carbonara de inmediato, adornados con perejil finamente picado para un toque final fresco y delicioso. ¡Buen provecho!

Postre de crema quemada

Disfruta de una deliciosa crema quemada siguiendo estos simples pasos.

Empieza precalentando tu horno a 100°C. Mientras tanto, lleva la leche a ebullición. Por otro lado, bate enérgicamente las yemas de huevo con el azúcar hasta obtener una mezcla homogénea. Una vez que la leche hierva, incorpórala gradualmente a la mezcla de huevo-azúcar-nata.

Reparte esta preparación en ramequins y hornea por aproximadamente 45 minutos. Al sacarlos del horno, espolvorea con azúcar y caramelo con un soplete para crear esa característica corteza dorada.

Para un toque perfumado final, opta por el azúcar moreno: aportará un sabor único y delicado a tu postre.

Con estos sencillos pero efectivos consejos, ¡seguro impresionarás a tus invitados! ¡Disfruta cada bocado de esta dulzura cremosa y crujiente!

Tarta de lardons

Empieza por precalentar el horno a 200°C. Mientras tanto, extiende la masa quebrada y colócala cuidadosamente en un molde para tarta. Distribuye uniformemente los lardons sobre la masa, que aportarán un delicioso sabor.

Para preparar el relleno, bate juntas las yemas de huevo con la nata hasta obtener una mezcla homogénea. Agrega una pizca de pimienta para realzar el sabor. Luego, vierte esta preparación sobre los lardons en el molde.

Hornea tu quiche durante aproximadamente 30 minutos, vigilando la cocción para que quede dorada y crujiente. Sirve este sabroso plato caliente para disfrutar plenamente de todos los sabores de esta quiche lorraine. ¡Buen provecho!

Una salsa clásica

¿Quieres hacer una salsa holandesa perfecta? ¡Sigue estos simples pasos! Primero, toma el jugo de medio limón y 180g de mantequilla. También necesitarás cuatro yemas de huevo y algunas hierbas frescas para realzar los sabores.

Comienza batiendo las yemas de huevo al baño maría hasta obtener una textura cremosa. Luego, retira del fuego e incorpora la mantequilla derretida poco a poco, mezclando bien. Agrega el jugo de limón al final para darle ese toque ácido indispensable. Finaliza picando hierbas frescas que añadirás a la preparación.

Sirve de inmediato esta salsa holandesa bien caliente para acompañar tus platos favoritos como verduras al vapor o pescado a la parrilla. ¡Esta receta simple pero deliciosa es una verdadera joya en tu cocina!

¡Buen provecho!

Puré de patatas

Descubre este delicioso puré de patatas, enriquecido con una yema de huevo. Aquí tienes una receta simple y sabrosa para deleitar tu paladar.

Para empezar, cocina 500g de patatas en una olla grande con agua hirviendo. Una vez tiernas, escúrrelas y aplástalas suavemente en un tazón. Agrega luego 5cl de leche y dos yemas de huevo a la preparación. Espolvorea todo con una pizca de sal para realzar los sabores.

A lire aussi  El chile habanero: todo sobre este chile picante

Si deseas que tu puré sea aún más sabroso, ¡añade queso rallado! Este truco le dará una textura cremosa y un sabor irresistible a este plato clásico.

¡Buen provecho!

Bebida de huevo

La leche de gallina con yema de huevo es un auténtico manjar para disfrutar. Para preparar esta delicia, comienza llevando a ebullición 20cl de leche y añadiendo una pizca de canela para darle un sabor cálido y especiado.

Mientras la leche se calienta, bate juntos 15g de azúcar con una yema de huevo en una taza. Una vez que la mezcla sea homogénea, añade lentamente un poco de ron y luego vierte la leche hirviendo sobre todo, revolviendo para obtener una textura suave.

Deja reposar esta preparación en frío durante cuatro horas para que los sabores se combinen armoniosamente. Al servir, espolvorea generosamente con canela para acentuar los aromas y coloca un palito de canela como decoración.

¡Este postre reconfortante alegrará tus noches de invierno o sorprenderá a tus invitados en las fiestas!

Pollo crujiente

Disfruta de deliciosos nuggets, dorados y crujientes gracias a una mezcla de huevo y pan rallado. Necesitarás unos cuantos ingredientes básicos para esta receta simple pero sabrosa.

Para empezar, corta las pechugas de pollo en trozos. Prepara tres boles: uno con huevo batido, otro con harina y el último con pan rallado. Sumerge cada trozo primero en el huevo, luego pásalo por la harina antes de rebozarlo generosamente en el pan rallado.

Luego, fríe los trozos hasta que estén dorados o opta por cocinarlos a la sartén si lo prefieres. ¡Sirve calientes estas delicias!

Consejo: agrega un toque gourmet envolviendo tus trozos de pollo con queso antes de empanizarlos. ¡Buen provecho!

Masa de tarta

Para hacer una deliciosa pasta quebrada, necesitas unos pocos ingredientes simples. Empieza mezclando harina con una pizca de sal y un poco de azúcar. Luego, agrega mantequilla ablandada antes de incorporar gradualmente agua.

Una vez que hayas formado una masa homogénea, envuélvela en un paño y déjala reposar durante 30 minutos. Después de ese tiempo, extiende tu masa sobre una superficie ligeramente enharinada con un rodillo.

Consejo: si preparas una tarta salada, no agregues azúcar a tu preparación.

Mousse de chocolate

Para preparar una deliciosa mousse de chocolate, comienza derritiendo una tableta de chocolate. En un tazón grande, mezcla este chocolate derretido con las yemas de cuatro huevos y una cucharada de azúcar. Por separado, bate las claras de huevo a punto de nieve. Incorpóralas suavemente a la mezcla de chocolate para obtener una textura ligera y aireada.

Reparte esta preparación en ramequins individuales y refrigera durante aproximadamente cuatro horas para que la mousse cuaje bien. Obtendrás un postre delicioso y refinado, perfecto para terminar la comida con un toque dulce.

Aquí tienes algunos consejos adicionales :

  • Usa chocolate negro para un sabor más intenso.
  • Agrega una pizca de sal en las claras batidas para que suban mejor.
  • Sirve la mousse con frutas frescas o virutas de chocolate para aún más placer.

¡Buen provecho!

Fuente: Démotivateur