Jóvenes futbolistas estafados por falsos agentes durante su sueño de gloria europea.

Un gran número de jóvenes apasionados por el fútbol aspiran a una carrera en Europa, un objetivo que lamentablemente es aprovechado por algunos estafadores que explotan su sueño ofreciéndoles falsas convocatorias a pruebas a cambio de una suma de dinero. Estos criminales juegan con las esperanzas y aspiraciones de los jóvenes futbolistas, prometiéndoles una oportunidad de oro para cumplir sus ambiciones deportivas. Se presentan como intermediarios capaces de ponerlos en contacto con clubes prestigiosos y entrenadores reconocidos. A cambio de una cantidad de dinero, a menudo exorbitante, prometen a los jóvenes jugadores una prueba en un club europeo de renombre, haciéndoles vislumbrar perspectivas de éxito profesional y gloria en los campos de juego. Estos estafadores, a menudo muy persuasivos y manipuladores, se aprovechan de la ignorancia y vulnerabilidad de los jóvenes jugadores que sueñan con una carrera internacional. Saben perfectamente cómo jugar con sus emociones y aspiraciones, ofreciéndoles oportunidades tentadoras y promesas de éxito. Lamentablemente, una vez que han cobrado el dinero, los estafadores desaparecen, dejando a jóvenes jugadores decepcionados y arruinados. Estas víctimas de la estafa se encuentran entonces frente a la dura realidad, sin perspectivas profesionales ni recursos financieros para seguir su pasión. Esta situación es aún más preocupante porque afecta a millones de jóvenes futbolistas en todo el mundo, que ven sus sueños rotos y su confianza profundamente sacudida. Por lo tanto, es fundamental sensibilizar e informar a los jóvenes jugadores y sus familias sobre estas prácticas fraudulentas, para protegerlos contra estas estafas y salvaguardar su futuro deportivo y financiero.

Cada año, muchos jóvenes futbolistas se presentan en los centros de entrenamiento de los clubes profesionales con convocatorias, pero se encuentran con puertas cerradas. Los clubes prefieren mantenerse discretos sobre este tema, pero es evidente que muchos jugadores esperan poder mostrar sus talentos en clubes europeos, pero finalmente son rechazados. Esta situación suele ser consecuencia de falsas invitaciones a pruebas, ofrecidas por «agentes» estafadores a cambio de una suma de dinero más o menos importante. Franceinfo: sport investigó este fenómeno respondiendo a varios anuncios bajo la identidad de un joven jugador camerunés.

A lire aussi  París 2024: guía completa de los sitios olímpicos y consejos para los visitantes.

El 14 de diciembre de 2023, Buna, un albanés de 19 años, se presenta en el centro de entrenamiento del FC Nantes con una convocatoria para una prueba. El documento parece auténtico, con el logo del club, un sello y una firma, pero la sintaxis imperfecta delata su falsedad. La carta indica que «el equipo profesional del Football Club de Nantes desea informarlo de su interés en usted» y termina con «Por favor, asegure Señor, y su deporte fielmente». Por supuesto, esta convocatoria es falsa y a Buna se le niega la entrada al centro de entrenamiento. Su sueño se desmorona y no vuelve a tener noticias de su agente, quien pretendía ser danés pero cuya cuenta bancaria, a la que Buna había depositado casi 400 euros, está domiciliada en Camerún.

Hadji, un ex internacional guineano sub-17, también fue víctima de este agente camerunés en 2022, cuando tenía 20 años y jugaba para un club de primera división guineana. «Un agente se me acercó. Me dijo que era un buen defensor y que podía ayudarme a jugar en tercera división en Croacia», relata a Franceinfo: sport. Pero Hadji duda y decide discutirlo con su madre. Después de hablar con el agente, su madre queda convencida y anima a Hadji a aprovechar esta oportunidad. Encuentra el dinero necesario, alrededor de 10 000 euros, que Hadji entrega al agente. Este último le reserva un viaje hasta Egipto, donde Hadji debe obtener su visa, y luego un vuelo a Croacia. Sin embargo, a su llegada a Croacia, nadie va a buscarlo al aeropuerto. El agente le reserva una semana en un hotel prometiéndole que el club lo contactará pronto. Pero los días pasan y Hadji no recibe ninguna llamada. Intenta comunicarse con el agente, pero este bloquea su número. Abandonado a su suerte, sin dinero ni techo, Hadji duerme en estaciones y decide finalmente ir a Francia, a Lyon, como admirador del Olympique Lyonnais.

A lire aussi  Léon Marchand en los Campeonatos de Francia de Natación: Un Maratón Planificado

Tras un largo viaje en autobús, Hadji llega a Lyon, pero sin papeles, es expulsado a Croacia. Con otros migrantes, decide regresar a Francia y camina durante varios días a través de Eslovenia y luego Italia, sin comer mucho. Finalmente, llega a Niza y logra llegar a la región de Lyon, donde sigue viviendo de manera irregular, en una casa abandonada y sin calefacción. Se entera con tristeza de que su madre está amenazada en Guinea porque no puede devolver el dinero que tomó prestado para financiar el viaje de Hadji. Lamentablemente, Hadji no puede ayudarla porque no tiene los medios y no puede acudir a la policía porque no tiene papeles.

Amane Dramera, fundador de la asociación Passeur de rêve, vivió una situación similar hace 15 años. Después de arriesgar su vida cruzando el Mediterráneo en una patera, se encontró sin oportunidades en el mundo del fútbol. Decidió crear su asociación para ayudar a los jugadores víctimas de agentes deshonestos. Según él, la lucha contra este flagelo pasa por operaciones de sensibilización, como las llevadas a cabo por la Fifpro, en colaboración con la Organización Internacional del Trabajo y la Fundación Didier Drogba, dirigidas al público africano.

Los jóvenes jugadores africanos son particularmente vulnerables a las estafas de los falsos agentes, principalmente debido a su sueño de convertirse en futbolistas profesionales y a la falta de medios para ingresar en grandes academias. Jean-Flaubert Nono, gerente general de la Escuela de fútbol de las Cervecerías de Camerún, una de las mejores academias del continente, confirma que los jugadores a menudo son contactados por agentes reales o falsos. Su escuela sensibiliza a los jugadores sobre el entorno exterior y les aconseja no creer todo lo que les dicen.

A lire aussi  Wilfried "Chokbar" Singo: El defensor versátil que brilla en Mónaco

Thomas Buanec, un verdadero agente francés, también fue víctima de suplantación de identidad por parte de estafadores en las redes sociales. Explica que los falsos agentes usan sus fotos y su nombre para darse credibilidad. Franceinfo: sport investigó a uno de estos falsos agentes, que se hacía pasar por un agente francés acreditado y pedía una fianza de 320 euros para procesar una solicitud.

Este fenómeno de estafa afecta a muchos jóvenes futbolistas africanos que sueñan con hacer carrera en Europa. A menudo se encuentran desamparados, sin dinero ni documentos, abandonados a su suerte. Por lo tanto, es esencial sensibilizar a los jugadores y sus familias sobre estos peligros y luchar contra estas estafas persiguiendo a los falsos agentes y estableciendo medidas de protección para los jóvenes jugadores.

fuente informativa: francetvinfo.fr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *