Noticias

A cosquillas sexuales en el ejército: testimonio de Ninon que devolvió su uniforme.

El programa «Envoyé spécial» recientemente puso de relieve la angustia de las víctimas de violencia sexual que afirman que el ejército hizo caso omiso a sus testimonios, llegando incluso a desanimarles a continuar su carrera dentro de las fuerzas armadas. Ninon Mathey, una de estas víctimas, denuncia la falta de escucha y apoyo por parte de su jerarquía después de alertar sobre las agresiones que sufrió. Su valiente testimonio pone de manifiesto las fallas en el sistema de protección de víctimas dentro del ejército.

«Mi mayor … » Estas poderosas palabras fueron extraídas de una carta escrita por Ninon Mathey a su superior. En ella revela la agresión sexual que afirma haber sufrido dentro de su regimiento. Una carta a la que asegura nunca haber recibido respuesta.

El camino de esta joven mujer había comenzado bien cuando se unió a los 21 años a un regimiento de artillería. Se graduó como la primera de su promoción de tres meses de formación. Cuenta que un brigadier le habría hecho propuestas, le habría preguntado sobre su vida íntima y habría cometido actos de agresión sexual.

La agresión, «un suplicio interminable»

Una noche, en un lugar aislado, la habría abordado. Siguiendo sus instrucciones, Ninon se habría sentado a su lado, manteniéndose alerta. Ella relata: «En un instante, me agarró por los tobillos, me arrastró por el suelo y se sentó, al mismo tiempo, atrayéndome hacia él. Así sucedió, y yo le repetía ‘No, no, no’, ‘Brigadier, suéltame, solo quiero ir a dormir'».

Pero su agresor habría persistido, intentando tocarla, besarla, hasta «pasar su mano entre mis piernas por encima de mi pantalón corto y tocarme». Ninon guarda el recuerdo de «haber vivido un suplicio interminable».

A lire aussi  Cemantix índice: guía práctica y consejos

Cuatro denuncias archivadas sin seguimiento

Ninon lo cuenta de inmediato a sus compañeras militares femeninas y descubre que otras tres jóvenes también habrían sufrido violencia sexual por parte del mismo brigadier. Al principio, deciden guardar silencio, por miedo a poner en peligro sus carreras. Sin embargo, unas semanas más tarde, una de ellas se confiesa a su jerarquía. Se presentan cuatro denuncias en la gendarmería, una de ellas por violación. Serán archivadas sin seguimiento, por falta de pruebas suficientes, al igual que la gran mayoría de denuncias por violencia sexual.

Por parte del ejército, Ninon y sus compañeras son escuchadas. El brigadier recibe una sanción disciplinaria, pero sigue en su puesto. Ella podría encontrárselo en cualquier momento. Sin sentirse segura en ese regimiento, se queda en casa, de baja médica… aislada, traumatizada. Seis meses después de la agresión descrita por Ninon Mathey, afirma haber recibido un documento en su casa anunciando el fin de su contrato. Ninon Mathey impugnó la rescisión de este contrato, y ganó. Sin embargo, en 2023, después de ser declarada no apta para el servicio por un médico, finalmente devolvió su uniforme.

Contactado, el Ministerio de las Fuerzas Armadas informó a «Envoyé spécial» que la sanción impuesta al brigadier estaba en proceso de reevaluación. Y especificó: «El ministro, por instrucción del 26 de marzo, reafirmó los principios fundamentales: proteger a la víctima, informar sistemáticamente al fiscal y castigar severamente al autor». El ministerio también afirmó que desde la instrucción se han presentado 29 informes al fiscal, con 13 suspensiones impuestas (en comparación con cero anteriormente). Pronto se firmará una instrucción para establecer un programa de lucha global y sostenible contra la violencia sexual y sexista, añadió.

A lire aussi  Los 15 pies más feos del mundo: entre rarezas y curiosidades fascinantes.

Extracto de «Fin del silencio en las filas», un reportaje que se emitirá en «Envoyé spécial» el 13 de junio de 2024.

fuente informativa: francetvinfo.fr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *